Mirar al cielo

Mirar al cielo

Mirar al cielo

01

Creímos que la Tierra era lo único que existía,

pero no, mirar al cielo nos reveló las estrellas.

Creímos entonces que la tierra era el centro del universo,

pero no, mirar al cielo nos reveló al sol.

02

Creímos que el sol era el centro del universo,

pero no, mirar al cielo nos revelo las galaxias.

Creímos que nuestra galaxia era el centro del universo,

pero no, mirar al cielo nos reveló que hay millones.

03

Creemos que nuestro universo es el único que existe,

quizás si, a lo mejor no.

Creemos saber mucho

pero recién empezamos a entender

04

Por eso cuando miro el cielo contemplo mi maravillosa insignificancia.

Descubro el tamaño de mis problemas

y de mis diferencias con los otros.

05

Descubro que soy una brisa tenue que pasa.

Que soy una flor frágil que se deshace.

Que soy un débil parpadeo en la historia.

06

Y cuando, en las noches sin luna, elevo mi mirada

veo palidecer a las estrellas y detenerse a los astros.

De a poco lo absoluto me abraza, 

lo infinito me envuelve,

y me conecta con la eternidad.

Al mirar el cielo.

CONSCIENTES

CONSCIENTES

Una parte del universo cobró vida
Una parte de la vida cobró conciencia.
Conciente descubrió que podía conocer.
Que podía desafiar sus límites
y ansió llegar al infinito.

Le fue concedido el conocimiento.
A cambio, tuvo que pagar un precio.
Descubrió la finitud,
descubrió el futuro,
descubrió la historia,
descubrió la futilidad,
descubrió la muerte.

Se separó del resto de sus compañeros de ruta,
que inocentes, siguieron transitando el eterno presente.
“Conoceréis el bien y el mal, y seréis como Dios”
Le susurraron al oido.
Y así fue.

Cómo dioses poblaron la tierra y trajeron el dolor a todo lo vivo.
Extinguidores seriales, los llama la ciencia.

Ahora conocen, pero no lo suficiente.
Transforman, pero sin querer o no, lastiman
Saben el porvenir y le temen
Se quedaron sin Dios
Se sienten solos.

A veces añoran la inocencia perdida
Pero ya no les pertenece.
Son conscientes de su fragilidad
Son conscientes de su capacidad
Son conscientes de sus límites
Son concientes y responsables
Son humanos.

POLVO DE ESTRELLAS

POLVO DE ESTRELLAS

EL COSMOS

Mirar al cielo es mirar la historia,
todo lo que ves, ocurrió ya hace mucho tiempo.
Mirar al cielo es viajar hacia el pasado de lo que ya fue y nunca volverá.
Es contemplar nuesto origen.
Lo miramos cómo si fuera hoy,
pero ya nada existe tal como parece,
solo es un majestuoso reflejo de lo que pasó.

Mirar al cielo es recordar que estamos hechos
Nuestra civilización, nuestra historia,
nuestra cultura, nuestro cuerpo.
Todo lo que vemos y sentimos,
fue amasado en el corazón de alguna estrella
y quizás seamos el único recuerdo que ella dejó.

Hijos de las estrellas, seres eternos.
¿Cuanta edad tenemos?
No la podemos contar.
Existíamos antes de nacer,
existiremos luego de morir.
Lo absoluto dotó de conciencia,
La conciencia que contempla la magnificencia de lo creado
A nosotros.

Puso eternidad en nuestra alma
La eternidad que tienen nuestros átomos
¿Cual es tu tiempo?
¿Días, semanas, años?
¿O cientos, miles o millones de años?

Mirar al cielo es contemplar la historia,
nuestra historia,
que nos abarca y nos trasciende.
Que anida en tus ojos que contemplan
En tus manos que acarician
En tu corazón que ama
En tus piernas que recorren el camino del encuentro,
hacia lo infinito.

Polvo estelar.
Recorrimos un largo camino hasta aquí
para poder contemplar en tus ojos la majestad de lo Absoluto.
Estalla la alegría cuando lo hallamos
Entonces entendemos.
De donde venimos, hacia dónde vamos.

_”El cosmos esta también dentro de nosotros. Estamos hechos de la misma sustancia que las estrellas”. _
_Carl Sagan_

DICIEMBRE

DICIEMBRE

Diciembre es tiempo de Navidad.
Y la Navidad es un tiempo de comienzos,
y el tiempo de comienzos es un tiempo para lo nuevo,
donde lo nuevo es pura potencialidad.

Potencialidad que es esperanza de que el mundo puede ser mejor.
En donde todo se vuelve posible.
Es un tiempo de nacimiento
En que lo nuevo brota sobre lo antiguo que rejuvenece y en
el encuentro se vuelve diferencia.
Diferencia que nos asusta y que nos fascina,
que nos aleja y que nos atrae

Diferencia que nos desafía y nos invita
a salir del escondite
y acercarnos a conocer lo distinto.
Reconocernos en el rostro del otro,
en su mirada y en su aliento,
en su fuerza y en su corazón.

Dios se acerca en nuestra forma, aprendiendo nuestro idioma
para que yo pueda acercarme en tu idioma a vos.
Dios que aprendiendo de nosotros, nos invita a estar cerca,
Dios que se acerca en la ternura de un bebé indefenso,
Dios que elige necesitarnos por amor.
Dios que elige aprender de nosotros descubriéndonos en los ojos humanos de un niño que llora y sonríe

Dios que descubre
el afecto y la palabra,
el amor y la pasión,
el odio y el rencor,
la violencia y el terror,
la angustia y el dolor,
la incertidumbre y la desolación,
Dios que vive humanidad.

Navidad
es un tiempo de invitación a creer que lo imposible puede ser,
porque lo imposible un día se hizo humanidad.
En un niño de Belén
en quien lo eterno se volvió historia,
para que en nuestra historia,
lo impensable se vuelva vida.
Vida que nos encuentra y que nos reconcilia,
que ilumina para siempre nuestra oscuridad
en un Dios que nos abraza y nos invita
a caminar eternidad.

CUERPO

CUERPO

Cuerpo que me envuelve.
Cuerpo que tengo.
Cuerpo que soy yo
y que a veces siento ajeno.

Cuerpo trabajado,
cuerpo perfecto.
Cuerpo deseado,
cuerpo rechazado.
Cuerpo enfermo,
cuerpo roto.

Cuerpo hermoso.
Cuerpo joven.
Cuerpo rejuvenecido
Cuerpo feo.
Cuerpo viejo.
Cuerpo envejecido.

Cuerpo que goza,
cuerpo que duele.
Cuerpo que vive,
cuerpo que muere.

Novel dios temporal
en tiempos sin dioses eternos.
Contiene la vida,
conduce a la muerte.

Hecho del polvo de la tierra.
Refugia al ánima que perdida,
busca su hogar y en él lo encuentra.

Lindo o feo.
Joven o viejo.
sano o enfermo.
Impecable o defectuoso.

El y yo caminamos juntos
en el misterio de estar vivos,
de ser conscientes.
Hasta que la muerte nos separe,
de nuevo.

Hasta entonces lo amaré, en toda su extensión,
intensamente.
A mi cuerpo, todo, entero.
Todo este conjunto de átomos que respira y envejece,
A pesar de ser problemático y fallido,
milagroso e intrincado,
condenado y cálido,
poco confiable e imperfecto,
hermoso y vivo,
luchador, y horrible,
tierno a veces
asustado otras
agonizante y pasajero,
asombroso, y enfermo.
Ese conjunto de átomos del universo que soy yo para este espacio y tiempo.
Este cuerpo que a veces falla en el único trabajo esencial tiene en la vida que es seguir estando vivo.
igual lo amare hasta el ultimo instante.

El cielo dona el misterio del alma.
La Tierra brinda de su polvo el cuerpo.
Cuerpo divino,
Cuerpo terreno.
Cuerpo humano

%d bloggers like this: