MALENTENDIDO

Santiago salía a caminar todas las mañanas a la misma hora. Le gustaba recorrer el mismo sendero por el bosque cada vez. Cuando llovía se quedaba en casa donde usaba la cinta que tenia en su pequeño gimnasio hogareño. Esa mañana de domingo era ventosa y fría, pero el sol invitaba a la aventura. Lo … Sigue leyendo MALENTENDIDO

VIENTOS

Miré hacia el oeste. El sol amagaba a esconderse detrás de unas nubes de tinte verdoso y actitud amenazante. Eran las cinco de la tarde de un sábado de diciembre que derretía el asfalto. —No arranque joven, está fiero el oeste, no le conviene ir para allá, yo sé lo que le digo— escuché una … Sigue leyendo VIENTOS