Seleccionar página
Roma

Roma

Llegar a ella puede ser caótico,

envuelta siempre por un tránsito alocado

que tiene reglas peculiares, que hay que aprender

mientras tratás de atravesarlo indemne.

 

Pero detrás de esa fachada existe una ciudad que cuenta historias.

Historias de pasiones, historias de poder,

historias de imperio, historias de fe.

Y te impregna.

 

Hay algo mágico en sus muros,

hay recogimiento en sus templos

y hay una atmósfera que respira espiritualidad.

 

Impura dirán algunos, banal dirán otros,

pero lo cierto es que es imposible discurrir sus monumentos

y recorrer sus catedrales sin que algo nos suceda,

su magia nos envuelva y de golpe nos encontremos

ante la magnitud de su historia,

y la historia de su fe, y nos sobrecoja,

nos transforma y nos rodea.

 

El misterio se despliega, deviene de pronto

y nos habita, nos conmueve.

 

Roma está habitada por el tiempo.

Roma está habitada por el misterio.

Roma está habitada por la fe.

Roma es… Roma.

 

Leer más relatos de ciudades: FlorenciaNew YorkVenecia.

Florencia

Florencia

¿Cómo puede ocurrirte tanta creatividad, tanto talento? Respiras el genio artístico de los hombres, tan suelto, tan libre. Pareces un sitio escogido por Dios para regalarnos su don, donde lo divino y lo humano se funden para hacerte un lugar único, donde los hacedores de belleza se desparramaron sobre tus rincones, haciendo que surja la luz en tiempos oscuros y opresivos.

Tus catedrales monumentales, reproducidas por doquier, parecieran de golpe estar una luchando con la otra por impresionarnos más, cuál más intensa, más alta… Más.

Cuan bello marco para tantos dones. A tus alrededores estallan los paisajes medievales, los aromas, los sabores, los colores, los campos, los viñedos; fuiste rodeada de lo bello.

Tus calles estrechas, como si quisieras protegerte, resguardar tus tesoros, cuidar tu intimidad preciosa, invitan a recorrerte aguardando una sorpresa a cada vuelta de esquina.

Tus atardeceres y noches se pueblan de conciertos en tus plazas y puentes, conciertos de voces, conciertos de campanas, que danzan entre sí en una sinfónica orquesta que acaricia lo celestial.

Florencia está recubierta de arte.

Venecia

Venecia

 

Romántica, encantada, mágica, flota sutil e inexplicablemente sobre los mares que la penetran, que la envuelven.

Callejuelas estrechas, canales enormes y también pequeños, puentes y más puentes que la entrecruzan, y la entrelazan, conectando la tierra y el mar.

Surcada por góndolas encantadoras y barcos de todo tamaño y color, llenos de ojos asombrados ante lo que descubren al recorrerla.

Y en su interior, plazas y recovecos que parecen surgidos de un cuento, recovecos que esconden asombro, asombro de sensaciones.

En su seno se gesta el amor y bajo sus puentes se escuchan como miles de susurros los suspiros que tanta pasión derrama bajo su cielo.

Nació como refugio contra la violencia, como refugio contra el terror, y hoy está habitada por la pasión. Pasión que enamora, pasión que ama, pasión que encanta los corazones desprevenidos que la atraviesan y los transforma, de un modo o de otro, es imposible ser indiferente ante ella.

Venecia está habitada por el amor.

A %d blogueros les gusta esto: