Ser feliz

La felicidad es el significado y el propósito de la vida, todo el objetivo y el fin de la existencia humana.

Aristóteles

La Felicidad

Lograr la felicidad es algo que todos anhelamos, nos parece un destino natural de la vida. Si le deseamos algo bueno a alguien querido, siempre le deseamos que sea feliz. Si no la alcanzamos personalmente, sentimos que quizás la vida no tiene sabor.

Deviene en una sensación tan intensa, que muchas veces en su nombre nos jugamos todo. Pateamos el tablero de nuestas vidas sin importar los costos que pagamos, con tal de beber un poco de su dulce sabor.

Por eso, y porque su importancia es cada vez mas relevante para todos, es que surge las ganas de compartir algunas ideas que me resonaron y que surgen de los años de escuchar los anhelos de encontrarla de muchas voces en mi labor terapéutica y de la reflexión personal que ello me ha generado.

Dividí el texto en tres partes que publicaré en tres días consecutivos. Se que estas reflexiones pequen de reduccionismo, pero aún así me animo a compartirlas con ustedes.

1- Conceptos

“El placer que más raramente experimentamos es el que nos da mayor felicidad.”

Epicteto

Para mi siempre es bueno comenzar por el origen del concepto, o de la idea, por el vocablo que lo nombra. La palabra felicidad proviene del latín felicitas, a su vez se deriva de felix, “fértil”, “fecundo”, y se define como aquel estado emocional que se produce en la persona cuando percibe el haber alcanzado una meta deseada. Suele ir aparejada a una condición interna o subjetiva de satisfacción.

A lo largo de la historia, el bienestar estuvo relacionado, en primer lugar, desde lo biológico por aquéllas sensaciones ligadas a funciones imprescindibles para sobrevivir. La comida, el agua, el abrigo eran muchas veces por si mismas (para muchos aún hoy) capaces de hacer feliz o infeliz a alguien

En segundo lugar, desde lo psicológico y lo social el bienestar tenía que ver con ser parte del grupo, clan o familia que nos acoje, brindándonos el amor y cuidado imprescindibles para nuestro crecimiento, así como el desarrollo de proyectos afectivos propios al llegar a la adultez.

En tercer lugar, desde lo comunitario, la felicidad estaba ligada básicamente a la determinados momentos sociales, como festividades o conmemoraciones, siempre predominando el sentido de la alegria sobre lo colectivo mas que sobre lo individual.

Pero un cambio profundo se comenzó a gestar a lo largo del siglo XX, acentuandose en el actual, período durante el cual el concepto de felicidad se despega progresivamente de las necesidades biológicas, (mayormente satisfechas para una parte cada vez más significativa de la sociedad) y también de las necesidades grupales, ya que el individualismo como experiencia de satisfacción fue imponiéndose progresivamente sobre la vivencia comunitaria, predominando hoy sobre ella.

Asi, en los últimos 50 o 60 años, sobre todo en la sociedad occidental, esa sensación subjetiva cambio lentamente de lugar: de vivirse como un don pasajero, que se recibía con gratitud, pasó a ser un derecho permanente que se reclama como tal y, últimamente, para las nuevas generaciones, también se suma la idea de un mandamiento, que hay que cumplir, convirtiendo entonces lo placentero en obligación.

Para avanzar en el desarrollo, creo necesario puntualizar sobre algunos conceptos ligadas a nuestra naturaleza biológica, (ya que es en el nivel de lo biológico donde se asientan nuestras percepciones primitivas, tanto placenteras como dolorosas), las que constituyen el molde sobre el que se basa en gran medida nuestra sensación de felicidad, o de su ausencia.

Nuestro cuerpo está regulado por determinados ritmos circadianos (cercanos al día) que tienen su origen en nuestros milenios de adaptación al ambiente terrestre, a su atmósfera, a la gravedad y al período de giro alrededor del sol. Las sensaciones de placer más intensas son siempre fisicas y están ligadas a asegurar el mantener vivo todo el tiempo que se pueda al individuo y a la especie. Ellas, basicamente, son la sed, el hambre, la necesidad de dormir y la sexualidad. Todas ellas están entrelazadas a sensaciones nerviosas que transmiten al cerebro con intensidad un deseo irrefrenable cuando las reservas de energía o líquido se están agotando, o la supervivencia de la especie se ve amenazada.

Es por esta causa que son tan intensas nuestras sensaciones placenteras corporales, porque de ellas depende nuestra supervivencia, imprimiéndole de esta manera a nuestra conducta una dirección en pos de satisfacerlas que nos resulta impostergable.

Debido a nuestra necesidad diaria de renovar la energía, estas necesidades biológicas se renuevan día tras día, por lo que vemos que el placer y la necesidad van de la mano y se retroalimentan mutuamente. Curiosamente, cuando el placer se sobreestimula, se pierde interés en el mismo, o se vuelve repulsión, y entonces decimos que el placer (molde de la felicidad) es más intenso cuanto mayor es la necesidad insatisfecha que se logra alcanzar.

Entonces pues la primera sensación de felicidad que conocemos, podría definirse como aquella ligada al placer físico, relacionada con la saciedad y el equilibrio saludable de nuestros organismos, aunque la abundancia reciente para gran parte de la población de recursos materiales hace que el solo hecho de la satisfacción física ya no implique necesariamente la felicidad.

Es interesante volver en esta instancia al origen del vocablo y recordar cómo la palabra que la define alude la fertilidad( Del suelo y del alimento) o fecundidad (de la gravidez y la procreación.)

Para concluir esta primera entrega concluyo que la magnitud de la sensación de felicidad es directamente proporcional a la dificultad de lograr lo que necesitamos: cuanto más lejano nos parece alcanzar algo, más “felices” nos sentimos al encontrarlo, pero al estar tan ligada al modelo biológico, por ende ciclica, la alegría tiende a ser efímera.

Un comentario en “Ser feliz

Leave a Reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s