VIENTOS

Miré hacia el oeste. El sol amagaba a esconderse detrás de unas nubes de tinte verdoso y actitud amenazante. Eran las cinco de la tarde de un sábado de diciembre que derretía el asfalto. —No arranque joven, está fiero el oeste, no le conviene ir para allá, yo sé lo que le digo— escuché una … Sigue leyendo VIENTOS