Seleccionar página

.

Es impredecible.

 

Es inenarrable.

 

Escondido detrás de bambalinas, 

 

aparece cuando y como quiere.

 

Y entonces todo empieza a girar a su alrededor.

 

Señala nuestra ausencia y

 

tiñe de colores la realidad.

Eterno ilusionista, promete la felicidad

 

que, cual horizonte,

 

se aleja cada vez que parece que la vamos a rozar.

 

Lo que creímos lograr no era lo prometido

 

Espejismos del alma.

Confusos prometemos que nunca más confiaremos en él, 

 

hasta que nos vuelve a enamorar.

 

Motor de la vida,

 

cuando lo extraviamos 

 

todo se oscurece,

 

se detiene. 

 

Se desvanece el sabor del existir.

 

La vida se atenúa cuando él toma un descanso. 

 

Eternos buscadores de lo trascendente, es el puente hacia el infinito.

 

Lo pensamos como destino, 

 

el sólo dice ser un humilde guía en el  viaje que debemos recorrer.

 

Deseo. 

A %d blogueros les gusta esto: