Seleccionar página

Qué hacer cuando sólo la oscuridad te rodea?
¿Qué hacer cuando tu vivir es sólo sombras?
¿Qué esperar cuando ya no se puede soñar,
cuando la esperanza es un recuerdo desteñido?

 Cuando las ganas de seguir se evaporan

y sólo queda esperar el final.Cuando sólo se 

vislumbran fantasmas 

que acechan en la penumbra del camino.

El deseo es ya un eco lejano,
el placer más un recuerdo que una historia.
El sueño es un imposible diario,
moverse es un lento padecer.

Las miradas tantas veces deseadas,
tantas veces anheladas,
tantas veces extrañadas,
ahora son rehuidas, perdidas en la oscuridad.

Oscuridad que me rodea y
no me deja ya verte,
que no me deja ya encontrarte,
que no me deja ya contemplarte,
sólo eres un lejano recordar.

Oscuridad que me separa del semejante
vuelto súbitamente distinto.
Oscuridad que me aterra indiferente.
Oscuridad del pensamiento.
Oscuridad del sentimiento.
Oscuridad de la voz.

Oscuridad que oprime,
que vuelve todo insípido,
que atraviesa mi alma golpeada,
mi cuerpo roto, mi mente seca.

¿Qué hacer cuando nada se ve?
¿Cuándo nada se siente,
cuando el futuro es sólo dolor?
¿Cómo seguir a tientas?

Quizás si escucho tu amor, me guíes.
Quizás si veo tu voz, me orientes.
Quizás si siento tu alegría, me levantes.
Para seguir un trecho más, unos pasos más,
en el negro camino de la oscuridad.

A %d blogueros les gusta esto: