Seleccionar página

Recorrerte.

Tu rostro, tus párpados, tus labios.

Respirar tu deseo, respirar tu amor.

Respirarte.

 

Mis dedos te recorren,

dibujan sobre el lienzo de tu piel,

mil veces pintada por ellos,

un cuadro nuevo.

Crean y vuelven a crear

interminables noches compartidas.

 

Se deslizan por la armonía de tus contornos,

y escuchan tu amor, relatan el mío,

vuelven eterno el presente.

 

Cautivos de la pasión que un día nos enlazó,

para ya no soltarnos.

Jamás.

En la penumbra de las sombras, 

mi  piel  te descubre  ansiosa,

como si no existiera ayer, 

se estremece inquieta, 

como si no hubiera mañana,

sólo hoy.

Te vuelvo a recorrer

de nuevo.

.

A %d blogueros les gusta esto: