Seleccionar página

Charles Péguy va a hacer un peregrinaje a la catedral de Chartres y ve a un hombre que está rompiendo una piedra. Este hombre hace muecas, se siente mal físicamente, está muy desgraciado, muy infeliz, está sucio, no se siente bien. Péguy se acerca a él y le dice: “Señor, ¿qué hace usted?”. Y el que está rompiendo la piedra le dice: “¿No ve? Yo hago un trabajo idiota, que no tiene sentido, me duele la espalda, soy mal pago, estoy sucio”.

Péguy se va y ve a un segundo hombre que está rompiendo piedras con el torso desnudo. Se acerca a él y le dice: “Señor, ¿qué hace usted?”. Y el que está rompiendo las piedras le dice: “Mire, yo encontré una profesión, que está más o menos bien paga, trabajo al aire libre…”. “Bueno, muchas gracias”.

Sigue caminando y ve a una tercera persona que está rompiendo piedras, que está respirando felicidad, totalmente en plenitud. Se acerca a esta persona y le dice: “Dígame, señor, ¿qué hace usted?”. Y el que está rompiendo piedras le dice: “¿Pero no ve? ¡Yo estoy construyendo una catedral!”.

Boris Cyrulnik

A %d blogueros les gusta esto: