Seleccionar página

De golpe, las palabras aparecen.

Fluyen como río que se vuelve cascada,

como lluvia que acaricia la tierra sedienta.

 

Y mi mente se alborota escuchando susurros.

Susurros que se vuelven voces.

Voces que se tornan palabras.

Palabras que se empujan, se agolpan entre mis dedos.

Entrelazadas, exigen ser escritas.

Y se desparraman por el papel.

 

Solas se encuentran,

en su danza cobran sentido formando oraciones.

Oraciones que espejan mi alma.

 

Alma que sueña.

Alma que imagina.

Alma que disfruta.

Alma que gime.

Alma que espera.

Alma que anda por la vida.

Pariendo oraciones que se abrazan,

se enamoran y gestan relatos.

 

Dicen mis sueños, cuentan mis cuentos.

Soy creador por un instante.

Creador de oraciones.

 

Lo indecible se vuelve voz.

La voz se torna relato.

Relato que descubre en la sorpresa de tus ojos,

que solo trataba de encontrar

le manera de decirte, simplemente,

que te amo.

A %d blogueros les gusta esto: