Seleccionar página

Experiencias, vivencias, recorridos, recuerdos, impresiones, sólo eso y nada más que eso son estas sensaciones de viajero que ilumina sus ojos por vez primera ante nuevos paisajes, en los cuales la fantasía y lo real se amalgaman, se funden en imágenes que se vuelven palabras

PARIS

Hermosa, ordenada, organizada.

Recorrerla es una delicia , sus transportes inigualables por su

elegancia y su eficiencia.

La belleza ilumina la ciudad en todas direcciones.

En sus paredes, calles , jardines, monumentos, y veredas,

sus cafés interminables, en sus museos, en sus iglesias, en

cada rincón, la belleza nos impacta.

Hasta los comercios a veces se parecen a un teatro.

Sus palacios, su río… su encantador río, que la atraviesa y en

lugar de separarla, la integra en una postal que llena la mirada

de fantasía.

Y por sobre todo está la luz, esa maravillosa luz, que brilla por

todas partes y parece cegarnos, justo al atardecer, cuando todo

empieza a recubrirse de oro, luz que ilumina nuestras retinas, y

deslumbra el alma.

Deslumbra con sus colores, con sus maneras, con su estética.

París está hecha de luz

A %d blogueros les gusta esto: